domingo, febrero 23, 2014

Predicciones: Oscar 2014

Como ya es costumbre, después de ver las nueve nominadas al Oscar a mejor película de este año, realizaremos nuestras predicciones sobre cual merece ganar el galardón a mejor película del año.

Empezaremos con el listado desde la que para nosotros tiene menos méritos de llevarse el premio hasta la que es, según nuestros propios argumentos, la mejor película de las nueve candidatas. Antes de empezar con nuestro listado, se debe mencionar que todas son muy buenas películas, cada una distinta que la otra, sin embargo, no existe ninguna excepcional, creo que ninguna película merecería más de 4 Oscar’s este año, es por eso que se nos hizo un tanto difícil poner a una en mejor posición que otra.


Noveno lugar: Captain Phillips - El secuestro y el rescate.

Los piratas nunca se fueron, están aún en los mares tratando de satisfacer sus ambiciones con asaltos a barcos en altamar; sin embargo ya no tienen espadas ni parches en los ojos, los cambiaron por escopetas que siguen atemorizando a los tripulantes de barcos que llevan mercancías de un lugar a otro.

Es en este contexto que Captain Phillips desarrolla su trama, el barco asaltado está a cargo del capitán Phillips (Tom Hanks), quien está dirigiendo un barco de mercancías a través del Golfo de Adén; por su parte, los piratas están  al mando de Abduwali Muse (Barkhad Abdi), un asaltante somalí que es un delincuente especialista en tomar y asaltar embarcaciones mercantes.

La película tiene momentos de suspenso impecable que se desarrollan en el intento de alejar la amenaza del ataque pirata, sin embargo, desde la captura del capitán en el bote salvavidas por parte de los somalíes, la tensión baja y transforma a la película en otra historia que se aleja del espectador para dar paso a la acción de las fuerzas armadas en el rescate. Felizmente, el capitán es salvado, con gran actuación de Tom Hanks en el momento de shock en su rescate. Buena película del director Paul Greengrass, pero en el noveno puesto de nuestro ranking. 



Octavo lugar: Philomena – El camino cruel hacia la verdad.

Quién podría dudar de unas monjas irlandesas. Aunque tal vez viendo un poco la historia y las censuras  y prohibiciones que la Iglesia fomentó siglos pasados, no es de extrañar que algo de eso aún les queda, aún, tal vez y solo tal vez, hay mentes cruelmente santificadas en el seno de instituciones católicas.  

Philomena (Judi Dench) es una madre que busca incansablemente a su hijo que fue arrebatado de mala forma por un convento de monjas en Irlanda y que sufrió grandes abusos en nombre de sus pecados, el hecho de haberse entregado a un hombre la manchaba espiritualmente según las madres del convento. Es así que decide iniciar otra vez su búsqueda junto a un periodista inglés, Martin Sixsmith (Steve Coogan), quienes descubrirán en el camino cosas realmente crueles y a la vez la esperanza en la vida de que madre e hijo nunca se olvidaron.

Philomena es una película entretenida, tal vez la más digerible de todas las candidatas, con un guión que no tiene altibajos, es simplemente correcto, aunque con momentos muy emotivos, principalmente cuando habla con el novio de su hijo. Es la película tierna de las candidatas, con un trasfondo que cuestiona a instituciones tan herméticamente respetadas por la sociedad  como es la Iglesia Católica. Gran puesto número ocho para la película del director Stephen Frears.



Sétimo lugar: American Hustle – La ambición de una estafa.

Nunca puedes confiar realmente en nadie, es un dicho popular que muchas personas no terminan de entender. La estafa, la ambición y la mafia son temas bipolares que crean desprecio y admiración a la par, donde el malhechor muchas veces termina por ganarse el respeto de la gente por el simple hecho de ser una máquina mental perversa.

Christian Bale personifica a Irving Rosenfield, un estafador que oculta su mal oficio en un negocio de lavandería y está casado con Rosalyn Rosenfield (Jennifer Lawrence), una mujer problemática que lo chantajea en no dejarle ver a su hijo si se atreve a abandonarla. Sin embargo, termina por enamorarse de Sydney Prosser (Amy Adams) quién se vuelve en cómplice de sus estafas hasta que llega el agente Richie DiMasso (Bradley Cooper) quien pide que le ayuden a atrapar a grandes políticos a cambio de no meterlos a la cárcel. Uno de estos grandes políticos será el alcalde de Nueva Jersey, Carmine Polito (Jeremy Renner), generándose a partir de este punto los conflictos de toda la película.

American Hustle peca como película al trasladar el tema de la estafa al mismo filme, ya que el director David O. Russell nos intenta vender la mejor película de todos los tiempos, con los mejores actores que se tiene en el medio, dándose el lujo de sacar de los créditos el nombre de Robert De Niro, que interpreta al mafioso Victor Tellegio, cuando solamente alcanza a ser un buen intento de imitar una buena historia de mafia y engaños al estilo de Scorsese. Puesto siete sin engaños.  



Sexto lugar: Dallas Buyers Club – La existencia después de la desahución.

El SIDA es una enfermedad tabú en nuestra realidad aún hoy en día. Cuánta discriminación y mala información existe tras el virus del VIH que mata a miles de personas al año; la responsabilidad de disfrutar de nuestra sexualidad muchas veces es olvidada poniendo en peligro nuestra integridad hasta el punto de llevarnos a la muerte.

Al enterarse que tiene el VIH, Ron Woodroof (Matthew McConaughey), un vaquero homofóbico sufre la discriminación de sus amigos y de él mismo al considerar la enfermedad propia de homosexuales. Sin embargo su instinto de supervivencia hace que luche contra la industria farmacéutica creando un consultorio clandestino que vende medicinas no aprobadas que ayudan a vivir más tiempo de lo que pronostican los médicos a pacientes que padecen de esta enfermedad. En el camino se hará socio de un transexual con SIDA llamado Rayon (Jared Leto) y amigo de una doctora llamada Eve Saks (Jennifer Garner), que se indigna al ver que muchas veces la medicina se convierte en un negocio.

Convirtiéndose en la película más fuerte de todas, en términos de historia, Dallas Buyers Club es una película ambiciosa, ya que toca temas delicados, como el SIDA y el negocio médico, en arte audiovisual con un guión consistente y la dirección de actores espléndida. Sin ningún otro motivo, que no sea el simple gusto, un puesto seis tal vez injusto para esta gran película de Jean Masrc Vallée.            



Quinto lugar: Nebraska – La vida en blanco y negro

La vida es una historia que tiene un inicio y un final, parece ser escrito por alguien especialista en guiones y su escenario, La Tierra, corre en planos secuencia sin cesar. En todo caso, podríamos plantear que nuestras vidas son películas que van en paralelo con millones de películas de las otras personas que conviven en este mundo. Nebraska es la representación de una de estas tantas películas de la vida.

Woody Grant (Bruce Dern) es un anciano que cree que ha ganado un premio de un millón de dólares y debe ir a Nebraska a reclamarlo, sin embargo no tiene cómo ir solo. Esta obsesión es percibida por sus hijos y su esposa, pero el que ve este problema como la oportunidad de pasar un tiempo con su padre y dejar por unos días la ciudad es su hijo David (Will Forte) quien decide llevarlo a recoger el falso premio. El camino será un descubrimiento de la verdadera naturaleza humana en ellos como en las personas que los rodean.    

Nebraska se transforma en una de mis favoritas de la lista, con una fotografía que recuerda al cine de Antonioni  y Truffaut, con transiciones de planos como la de esa época, con la trama que se desarrolla como una película de autor de la Nouvelle Vague. Nebraska es una película ambiciosa no por el hecho de querer mostrar más, sino que su ambición se basa en la idea de mostrar la vida misma a través del lente de la cámara. Película para guardar cuidadosamente y un quinto puesto para Alexander Payne.



Cuarto lugar: Gravity – Otra odisea en el espacio.

El espacio es un lugar que nos recuerda que somos muy pequeños, solo una micro parte de todo el Universo, eso da temor, angustia, desesperación. El espacio es un lugar que añoramos conocer, el hombre es una especie con hambre de conocimiento que cada día quiere ir más allá, que se siente prisionero en un planeta azul que muchas veces lo ve muy pequeño.

Gravity empieza con una exploración al telescopio Hubble que ha tenido una pequeña avería, entre los tripulantes de la misión están la Dra. Ryan Stone (Sandra Bullock) y el astronauta Matt Kowalski (George Clooney). Sin embargo, un hecho desvirtúa toda la misión, hubo una explosión en un satélite por causa de experimentos rusos por probar  misiles que ha generado una nube de desechos que van arrastrándose en cadena, uno d estos desechos logra impactar al grupo de astronautas en el telescopio Hubble, lo que los deja varados en el espacio intentando sobrevivir.

Gravity es una película formidable en guión, fotografía y en efectos especiales que recuerda mucho a la genial parte de los astronautas en 2001: A Space Odyssey  de Kuibrick. No solo el hecho de verla en 3D, que nos da la sensación de también haber estado flotando alrededor de la Tierra, hace que Gravity sea una de las películas favoritas, sino que también es el hecho de que Alfonso Cuarón logra que nos sintamos identificados con la Dra. Ryan, principalmente en la escena genial cuando decide no rendirse al recordar a su hijo y a su compañero. Gran cuarto puesto.



Tercer lugar: Her – El amor como ir más allá.

¿El sentimiento del amor es inspirado por alguien o por lo que nosotros decidimos percibir de esa persona?, si esa pregunta fuese contestada objetivamente seguramente seríamos máquinas, el amor es complicado, nadie lo entiende, pero todos lo sentimos, o creemos sentirlo. El tema del amor, es parte de la esencia humana, definitivamente, pero hacia dónde nos lleva, o el resumen de todo esto sería ¿hacia dónde vamos como seres humanos?

Estamos ya en un futuro no tan lejano, donde la invención del hombre, y su consecuencia de convivir con las máquinas que creamos, llega a límites casi ilimitados. Es en esa época donde vive TheodoreTwombly (Joaquin Phoenix), un escritor de cartas que se acaba de separar de su esposa Catherine (Rooney Mara), y está pasando por una etapa de depresión. Theodore, en su afán de combatir su soledad, decide hacer uso de un sistema operativo, que no solo lo ayuda a organizar su día a día, sino que su forma de interactuar y de hablar es muy similar al de un ser humano. Este sistema operativo se llama Samantha (Scarlett Johansson) y con la cual Theodore se relacionará de manera mucho más compleja de lo que habitualmente se relaciona un ser humano con una máquina. Será de gran ayuda en este descubrimiento su amiga Amy (Amy Adams).

Her es ese tipo de películas que aparecen muy de vez en cuando y que cautivan apenas se las ven. Son de esas películas crueles románticas que nos hacen sentir humanos con sentimientos y no nos avergüenza sentirlo. Spike Jonze, con un guión muy a su estilo, nos lleva hacia una historia original de ciencia ficción romántica que sin embargo no está tan lejos de nuestra realidad. Un merecido tercer puesto para el filme más curioso de estas nueve nominadas.



Segundo lugar: The Wolf of Wall Street – El regreso de un lobo.

Scorsese es un genio de la cinematografía, un viejo con oficio, una enciclopedia de la historia del cine. Cómo olvidar Goodfellas o Casino, la dupla De Niro y Pesci. Las películas sobre la mafia nunca fueron igual después de que implantó su estilo, con una canción de los Stones mezclándose con una escena cruda de algún arreglo de cuentas, ¡qué bueno que eres, Martin! Pedíamos su regreso a este estilo, lo pedíamos y volvió.

The Wolf of Wall Street narra la historia de Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio) y su evolución en el mundo de la Bolsa de valores, desde su encuentro con su mentor Mark Hanna (Matthew McConaughey) hasta su alianza con el hilarante y vecino Donnie Azoff (Jonah Hill). En este recorrido entre sexo, drogas y una que otra orgía, Jordan encuentra a su musa cruel, Naomi Lapaglia (Margot Robbie); a su incesante perseguidor, Patrick Denham (Kyle Chandler); y a su fiel y desenfrenado equipo de trabajo en su nueva empresa de brokers llamada Stratton Oakmont .

Martin Scorsese vuelve al cine de la mafia y malos negocios de manera contundente, demostrando que no ha perdido el toque al realizar uno de sus mejores trabajos en este estilo desde hace mucho tiempo. La actuación de Leonardo DiCaprio es genial, la de su dupla Jonah Hill, no se queda atrás; otra pareja de compinches que quedará en el recuerdo de la pantalla grande por siempre. También debemos decir que ha vuelto la femme fatale en el cine de Scorsese con una presencia soberbia de Margot Robbie. The Wolf of Wall Street se coloca en segundo lugar de nuestra lista como reconocimiento a la vuelta del mejor cine del director y un llamado a que este regresó lo lleve a conseguir un ansioso primer lugar.



Primer lugar: 12 Years a Slave – Historia y arte, sutileza y sensibilización.

El cine nace como documento historiográfico, el llamado a la educación y al nunca olvidar. En el siglo XIX aún existía esclavismo racial en muchas partes del Mundo, qué inhumanos eran nuestros antepasados, sin embargo, a generaciones que nacimos muchos años después, se nos resulta importante conocer esta parte de la historia para darnos cuenta de los errores que comete la humanidad a lo largo de los años y usar esta información para educar a nuestros hijos, deseando genera un mundo cada vez mejor.

Solomon Northup (Chiwetel Ejirofor) era un ciudadano negro libre que vivía en Nueva York con su esposa e hijos, hasta que un mal día conoció a unos viajeros que le prometieron hacer un buen negocio viajando con un circo gracias a su habilidad para tocar el violín. Después de esto despertó en el sur encadenado y convertido en esclavo sin ningún tipo de alegato a su favor. A partir de ese día su vida se convierte en un triste escenario de crueldad donde conoce a seres despiadados como el capataz John Tibeats (Paul Dano) y Edwin Epps (Michael Fasbender). En la ascienda de este último conoce a la dulce Patsey (Lupita Nyong’o) que es la encarnación literal de lo que significó ser un esclavo.

12 Years a Slave se convierté en la mejor de las nueve candidatas por varias razones, la primera es el manejo de la sutileza y la sensibilidad para hacer buen cine; la fotografía, el guión, personajes fuertes, tristes y héroes sin ser estereotipados, realmente impecable que recuerda un poco a la magistral There will be Blood de Paul Thomas Anderson. En segundo lugar es la cuota de hacer al cine como documento histórico que enseña. Y por último, la tercera razón por la cual la película de Steve McQueen obtiene los mayores méritos para recibir la estatuilla a mejor película del 2014 es porque es un ejemplo claro que la crueldad puede ser mostrada como arte si existe un manejo coherente y serio por parte de todo el equipo de producción sin llegar a la morbosidad.    


P.S. Los afiches son con temas lego, ya que me gustó apenas lo vi por ahí en el Internet. 

No hay comentarios.: